En redes sociales está llamando la atención el caso de una joven que denunció ante las redes sociales los momentos que sufrió en una empresa porque no tenían uniforme de su talla.

Alba Nevado relata que fue contratada como azafata por una empresa y le entregaron su uniforme unitalla; cuando se lo midió y se dio cuenta de que no le quedaba, fue a la compañía a pedir un cambio de prenda.

En lugar de eso, la enviaron a su casa diciéndole que no puede trabajar sin uniforme, por lo que ahora la azafata está denunciando que las empresas no estén preparadas con prendas de tallas más grandes.

«Como si el problema fuera mío», dice la joven entre lágrimas asegurando que no se había sentido «así de mal, así de juzgada y así de rechazada desde hace muchísimo tiempo».

De acuerdo con Debate, la empresa se puso en contacto con ella y le ofreció una disculpa por lo que pasó, así como otro empleo que ella rechazó, diciendo que no está en condiciones físicas, psicológicas o mentales como para atender al público de una manera agradable y simpática.

AHM

https://ift.tt/eA8V8J

Autor la_razon_online@razon.com.mx (La Razón Online) https://ift.tt/3nKjgT6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *